El atragantamiento se produce cuando un cuerpo extraño (comida, pieza de un juguete, objeto pequeño ...) se introduce en la vía respiratoria, obstruyendo e impidiendo que el aire entre en los pulmones.

Cuando la persona se atraganta, se pone las manos en el cuello y tiene sensación de ahogo, tos persistente y / o arcadas para intentar expulsar el cuerpo extraño. Tampoco puede hablar.

En las formas más graves, los labios y la cara se ponen morados y se pierde el conocimiento.

Si el niño tose con fuerza, se le debe animar a toser, sin hacer nada más. No se le debe golpear en la espalda, ni intentar sacarle el cuerpo extraño de la boca a ciegas.

Si el niño está consciente pero tiene una tos débil, poco efectiva, es incapaz de hablar o la dificultad para respirar es muy importante, se debe llamar al 112 (emergencias) y socorrerlo inmediatamente. Se procederá de la siguiente manera:

Observar la boca y, si el objeto está visible, extraerlo mientras se tenga a la vista, con cuidado de no empujar hacia dentro.

Si no se ve nada en la boca o no se puede extraer el objeto, con el talón de la mano dar 5 golpes en la parte alta de la espalda, entre los omóplatos tanto en lactantes como en niños. (Foto 1)

Posteriormente, si no se ha expulsado nada y el niño sigue con problemas, se le tiene que dar la vuelta y hacer 5 compresiones torácicas en el centro del pecho, justo debajo de la línea que une los dos pezones, si es un niño menor de 1 año, (foto 2) o 5 compresiones abdominales en la boca del estómago (maniobra de Heimlich), si tiene un año o más. (Foto 3)

Este ciclo -observar la boca, 5 golpes en la espalda y 5 compresiones torácicas o abdominals- se repetirá tantas veces como sea necesario, hasta que el niño expulse el objeto, respire mejor o pierda la conciencia.

Si el niño está inconsciente o durante las maniobras pierde la conciencia, se debe llamar inmediatamente al 112 (emergencias) si no se ha hecho antes.

Colocar al niño sobre una superficie dura y comprobar si hay algún objeto en la boca; si es accesible, se debe extraer. A continuación iniciar las maniobras de reanimación cardio pulmonar.

Abrir la vía aérea sujetando con una mano la frente del niño y tirar ligeramente de la barbilla hacia arriba Cerrando la nariz del niño con dos dedos de la mano, poner la boca sobre la de él e insuflar aire dentro del niño. (Si el niño es pequeño se puede abarcar con la boca del reanimador la boca y la nariz del niño). Realizar esta maniobra 5 veces.

Si no respira dar 30 compresiones torácicas en el centro del tórax, justo por debajo de la altura de los pezones, alternando con 2 respiraciones boca a boca.

Cada dos minutos se debe comprobar la respiración y si hay algún objeto visible en la vía aérea. (Foto 4)