Consejos que pueden ser de utilidad para favorecer la calidad del sueño de nuestros niños y adolescentes.

o   Crear rutinas estables en torno a la hora de irse a dormir,

o   Mantener los horarios de acostarse por la noche y de levantarse por la mañana, lomás estable y regular que sea posible,

o   Evitar siestas muy prolongadas y/o que terminen más allá de las 17 horas,

o   No convertir el sueño en un castigo,

o   Favorecer la actividad física regular evitando que sea a última hora del día,

o   La luz matinal que llega a los ojos por la mañana favorece un inicio de sueño más precoz por la noche,

o   Una temperatura ambiental de entre 19 y 22ºC al igual que un  ambiente silencioso favorece el sueño,

o   El uso de nuevas tecnologías (tablets, ordenadores, videojuegos, móviles, etc.), debe finalizar al menos 2 horas antes del inicio de las rutinas de sueño,

o   Es recomendable separar la hora de dormir de la última ingesta de alimentos al

menos unos 30 minutos,

o   Es recomendable evitar la ingesta de bebidas excitantes/estimulantes (colas,

preparados comerciales vigorizantes, té, café, etc.) a partir del mediodía.