- No compres zapatos que le vayan grandes para que duren más, la longitud del zapato debe superar en 1 centimetro la medida del pie.

- No alargues la vida de los zapatos. Un calzado demasiado pequeño causa lesiones en los pies y en las uñas.

- Los zapatos deben ser nuevos, NUNCA heredados.

- Los zapatos deben ser flexibles, confeccionados con materiales transpirables para evitar la sudoración excesiva. Se deben evitar aquellos zapatos con costuras internas que provoquen roces.

- Mejor probar los zapatos por la tarde, porque los pies estan más hinchados.

- La suela debe ser antideslizante y flexible.

- El contrafuerte es la parte posterior del zapato que debe sujetar el pie y cubrirlo justo por encima del talón. La parte posterior del pie debe estar siempre sujeta.

- El zapato tiene que dejar la articulación del tobillo libre para facilitar los movimientos.

- La puntera debe ser redonda y flexible, para que los dedos tengan el suficiente espacio para moverse.

- Mejor que se abrochen sobre el empeine de ese modo el pie estará sujeto pero tendrá la movilidad necesaria.

- No se recomiendan el uso de botas porque no permiten una correcta movilidad del tobillo. Los niños pequeños deben usar botitas flexibles de caña baja para evitar que se descalzen cuando corren.

- El calzado del lactante debe ser totalmente flexible y su única finalidad es protegerlo del frío.